Pasar al contenido principal
16/07/2018

Ensayo de Falcon Heavy, un éxito estelar

Redacción A21 / Martes, 6 Febrero 2018 - 18:30

Un episodio más en la futura conquista del espacio se escribió la tarde de este martes, ya que SpaceX ejecutó con relativo éxito la misión de prueba de su cohete Falcon Heavy, considerado como el más potente lanzado al espacio desde el programa Apollo de la Nasa.

El despegue tuvo lugar en Cabo Cañaveral, Florida, alrededor de las 14:45 horas (tiempo del centro de México), con un espectacular despliegue de potencia pues el empuje de los 27 motores Merlín del súpercohete equivale al de 18 Boeing 747 a plena potencia (o a la detonación de casi dos millones de kilogramos de TNT).

Luego de alcanzar velocidades supersónicas y tras haber superado la fase de mayor tensión (conocida como Max Q), Falcon Heavy realizó la separación de la primera etapa, conformada por dos cohetes hermanos Falcon 9 y un impulsor central, basados en la tecnología de cohetes reutilizables de la compañía con sede en California.

Sin embargo, mientras que los laterales aterrizaron sanos y salvos unos 8 minutos después del despegue, hasta el momento no se sabe si el cohete central logró aterrizar sobre una plataforma flotante en el océano Atlántico, luego de haber elevado a la fase 2 hasta su órbita.

Cerca del minuto 38 y medio del video del evento se observa el corte en la trasmisión de la cámara montada en el cohete central:


En lo que respecta al cargamento montado en la fase 2 –un vehículo eléctrico Tesla y un maniquí ataviado con un traje especial fabricado por SpaceX y bautizado cariñosamente por Elon Musk, director general de la compañía, como "Starman"– éste sigue en curso para quedar “colgado” de una órbita elíptica alrededor del Sol.

Aquí un video del "carro espacial" compartido por Musk en su cuenta de Twitter:

Independientemente del resultado, este lanzamiento marca un antes y un después en la carrera espacial de este siglo al elevar la capacidad de las misiones espaciales pues, a máxima carga, Falcon Heavy permitirá transportar unas 64 toneladas métricas hasta la órbita terrestre baja, es decir, una masa mayor a la de un Boeing 737 lleno de pasajeros, tripulación, equipaje y combustible.

Antes de los cohetes Saturn V del programa Apollo, ningún otro vehículo de la misma potencia había podido superar el límite de nuestra atmósfera. Ni hablar del transbordador espacial, que apenas llegó a las 24 toneladas métricas en la misma órbita.

Así, parece ser que con empresarios visionarios liderando el diseño y despliegue de cohetes reutilizables, la humanidad podrá superar los confines de la Tierra y volver a llevar astronautas a la Luna… o incluso llegar hasta el planeta rojo.

Facebook comments