Pasar al contenido principal
22/07/2018

Satélites GRACE-FO, a un paso de ser lanzados

Redacción A21 / Lunes, 13 Noviembre 2017 - 15:49

En los próximos días los satélites gemelos GRACE-FO (Continuación del Experimento sobre el Clima y la Recuperación de la Gravedad, por sus siglas en inglés) se trasladarán a la Base de la Fuerza Aérea estadounidense en Vandenberg, California, desde donde serán lanzados al espacio en la primavera de 2018.

Ambos artefactos se enviarán a una órbita de 500 kilómetros de altitud, y guardarán una distancia de 220 kilómetros entre sí, que se monitoreará de manera mensual a fin de que se mantenga estable, condición necesaria para que realicen mapas de los cambios en el campo gravitatorio de la Tierra, así como de su masa sólida y líquida (incluido el hielo), los cuales son producidos por los cambios estacionales, los procesos climáticos, los terremotos y las acciones del ser humano.

Se prevé que la misión tendrá una duración mínima de cinco años. En ella, un acelerómetro sensible determinará el frenado atmosférico y la radiación solar, efectos no producidos por la inducción gravitatoria.

A fin de contribuir con la predicción meteorológica, los satélites GRACE-FO darán hasta 200 perfiles diarios de la distribución de temperaturas y del contenido de vapor de agua en la atmósfera y en la ionosfera.

La alianza entre el Laboratorio de Propulsión a Reacción (JPL, por sus siglas en inglés), de la NASA, y el Centro Alemán de Investigación de Geociencia (GFZ, por sus siglas en alemán) permitió la puesta en marcha de este proyecto.

El anuncio se da luego de que el artefacto superara todas las pruebas que le pusieron durante un año en las instalaciones de IABG en Ottobrunn, cerca de Múnich, Alemania.

Durante las prácticas se sometió a los dos cuerpos orbitales, de 600 kilogramos cada uno, a condiciones semejantes a las que experimentarán durante su lanzamiento y su operación.

La información que se obtiene de los satélites GRACE se utiliza para detectar aguas subterráneas, estimar posibles sequías e inundaciones -a fin de mejorar los modelos hidrológicos- y medir con precisión el aumento del nivel del mar a causa del deshielo de los casquetes polares.

Facebook comments