Pasar al contenido principal
22/04/2018

AztechSAT-1 pasa prueba de fuego de la NASA

Redacción A21 / Viernes, 13 Octubre 2017 - 14:07

El nanosatélite mexicano AztechSAT-1 será el primero en comunicarse directamente con la constelación Globalstar: grupo de satélites clave para la comunicación móvil en la Tierra. Esto se confirmó luego de que superó la prueba “Revisión de Requerimientos de Sistemas SRR”, efectuada por la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA, por sus siglas en inglés).

NASA nos comentó que recientemente hizo una evaluación similar en una universidad de Estados Unidos, y ellos no pasaron. Aquí fue aprobada. Cada vez más, la juventud mexicana demuestra que tiene todo el talento, creatividad e ingenio necesario para avanzar hacia la meta a mediano plazo de desarrollar y lanzar satélites; nuestros jóvenes están rompiendo paradigmas, y eso nos llena de orgullo”, señaló Carlos Duarte Muñoz, coordinador general de formación de capital humano en materia espacial de la Agencia Aeroespacial Mexicana (AEM).

Es importante destacar que el satélite es desarrollado completamente en México por estudiantes, quienes son apoyados por la AEM, la Universidad Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP), el clúster aeroespacial MxSpace y la Universidad Autónoma de Chihuahua.

De acuerdo con información de Conacyt, el objetivo del AztechSAT-1 es mejorar la comunicación de la constelación Globalstar. Además, enviará datos al grupo de satélites para que la manden a la superficie terrestre; de tal forma tendrán información rápida y precisa sobre su estado.

El satélite estará conformado por celdas solares y cinco módulos que contienen una computadora y varios módulos: uno de comunicaciones de Ultra Alta Frecuencia (UHF), uno de Muy Alta Frecuencia (VHF), uno de potencia, uno específico para Globalstar y uno de sensores.

Este artefacto dará una vuelta a la tierra cada noventa minutos porque orbita a siete kilómetros por segundo; su tiempo de vida útil será de tres a seis meses. De continuar su desarrollo al ritmo esperado, se lanzará al espacio a principios de 2019.

En su construcción participan 35 estudiantes de ingeniería aeroespacial, con quienes colaboran otras áreas como electrónica, mecatrónica, e ingenieros en sistemas. Por ahora los fondos son aportados por la UPAEP, aunque no descartan conseguir apoyo de otras instituciones interesadas.

Gracias a esta iniciativa, los jóvenes mexicanos conocerán todo el proceso de fabricación de un satélite, desde su concepción hasta el lanzamiento y mantenimiento.

Facebook comments